El tema central de este Blog es LA FILOSOFÍA DE LA CABAÑA y/o EL REGRESO A LA NATURALEZA o sobre la construcción de un "paradiso perduto" y encontrar un lugar en él. La experiencia de la quietud silenciosa en la contemplación y la conexión entre el corazón y la tierra. La cabaña como objeto y método de pensamiento. Una cabaña para aprender a vivir de nuevo, y como ejemplo de que otras maneras de vivir son posibles sobre la tierra.

domingo, 20 de noviembre de 2011

La cabaña de Edward Elgar y su concierto para violonchelo

 

« Henryk Gorecki: sinfonía nº 3 “de las lamentaciones”. La certeza de no estar sólo frente al dolor.
Claude Debussy: Claro de Luna. “La belleza salvará al mundo” Dostoyevski. »

Comienza con una frase desgarradora del cello que canta con dolor, a continuación (28”) toma el discurso los clarinetes haciéndole eco. Prosigue el cello (45”) con unas notas ascendentes como si estuviera preguntando por el significado de su dolor. Toman el relevo los violines (1´ 06”) que exponen el tema principal del movimiento, una frase cargada de melancolía y dolor, que retoma el cello (1´26”) y reexpone toda la sección de cuerdas y el solista (1´46”) la tensión va creciendo en las sucesivas reexposiciones creando un clima de dolor intenso hasta que por último la orquesta al completo (2´30”) desata toda la tensión que se había acumulado con anterioridad cantando el tema como un llanto que retoma de nuevo el cello (2´52”) casi en solitario. Termina esta parte de la pieza con unos pizzicati (pellizcando la cuerda en lugar de hacerla sonar con el arco).

Comienza ahora (3´25”) la parte central del movimiento más relajada casi a ritmo de vals con su compás de 3/4 pero sin abandonar la sombra de dolor que pesa sobre toda esta música. El baile de moda previo a la I Guerra Mundial, el vals que él había bailado tantas veces con su mujer o interpretado al piano, se presenta ahora atravesado por el dolor de lo que se ha perdido para siempre y no volverá nunca más.

Termina la parte central del movimiento (6´08”) y comienza la reexposición final del tema principal del movimiento con la misma intensidad que al comienzo.

¿Existe algo que pudiera paliar el dolor de Elgar, nuestro propio dolor frente a las cosas, frente a lo que queremos y deseamos que no se pierda que no desaparezca, que dure siempre, pero vemos que no es así? O existe algo que salvaguarde lo que amamos o por el contrario no hay esperanza posible ni razonable. (...)(Luigi Giussani)
Autor: angel
Cottage

Elgar at Brinkwells

Richard Westwood-Brookes focuses his expertise on Elgar’s time and compositions in Sussex. Recovering from ill health and depressed by the war, Elgar found solace in the tranquillity of ‘Brinkwells’. The beauty of the surrounding countryside inspired him to write some of his most intimate music.


Brinkwells Cottage, near Bedham
Brinkwells Cottage, near Bedham
The cottage was once the home of Sir Edward Elgar. He used this as a country retreat from 1917 to 1920 and it was here that he composed his famous cello concerto. © Copyright Peter Whitcomb

(...) On 2nd May 1917 Lady Elgar viewed a cottage near Fittleworth in West Sussex. She wrote in her diary:"Lovely place, sat in lovely wood & heard nightingale, turtle doves, & many other dicksies [birds] & saw lizards".Sir Edward Elgar was up to his eyes in London performances - The Sanguine Fan at the Coliseum and a run-through of The Fringes of the Fleet. Despite his large house - Severn House - in Hampstead, he needed to escape from wartime and wartorn London.They both travelled to Brinkwells on 24th May and Elgar liked what he saw. His first words were "It is too lovely for words".Elgar loved that cottage and, with the arrival of a piano, his thoughts turned to chamber music. It was at Brinkwells that Elgar composed his String Quartet, Piano Quintet and Sonata for Violin and Piano. He also wrote his Cello Concerto here.
After Lady Elgar's death in 1920, Elgar retreated to Brinkwells. He finally gave it up in late 1921.It was - much later - the home of composer Robert Walker for fifteen years.


Brinkwells

(...) Elgar compuso el Concierto para violonchelo, Op. 85 (su última obra maestra orquestal) en 1919, justo después de la catástrofe supuesta por la I Guerra Mundial, que destruiría para siempre el mundo que él había conocido. La pieza estuvo terminada en agosto de 1919 en la cabaña Brinkwells que Elgar poseía cerca de Fittelworth, en el condado de Sussex... Esta partitura fue estrenada el 27 de octubre de 1919 en el Queen’s Hall de Londres, bajo la dirección del compositor, con Felix Salmond como solista y la Orquesta Sinfónica de Londres. (...)



http://lavidaseoye.com/?p=40
http://lapaseata.wordpress.com/
http://www.elgarfoundation.org/
http://www.elgar.org/3cello-c.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Edward_Elgar
http://www.flickr.com/photos/webrarian/1773222778/
http://www.thespring.co.uk/talks/event/1421-elgar-at-brinkwells
http://www.hyperion-records.co.uk/dc.asp?dc=D_CDA67857&vw=dc
http://blog.educastur.es/iespraviamusica/2009/10/06/el-concierto-para-violonchelo-de-e-elgar/


3 comentarios:

nieves dijo...

Sublime¡¡¡¡¡¡¡...Un hombre que lo ha tenido todo, y lo ha perdido todo.... así es la vida tantas veces, pero en esa perdida está el "quiz" de la cuestión probablemente.....
un saludo
Nieves

Cierzo dijo...

Las pérdidas dejan un vacío pero este vacío es, a la vez, el motor del deseo. Las pérdidas son también una buena oportunidad para conectar con uno mismo...
En este sentido ahora es tiempo de pérdidas... pero, a la vez, también de ganancias.

Ah! y gracias por tu presencia y tu voz aquí.

Un abrazo
Cierzo

Esmeralda dijo...

Una joia i acompañyada d'aquestes imatges, fa sommiar.

Al llarg de la vida anem perdent essers estimats, els mes sentits (si es poden posar prioritats)son els mes propers i perduts en la infantesa; el seu record es el record dels altres.

Les coses materials dolen però d'un altra manera.

Abraçades Cierzo